Destilería San Patricio, un pedazo de Irlanda en el Estado de México

Estos guardianes de un legado dorado comparten con sus visitantes el secreto de la destilación de una de las bebidas más amadas del mundo.

Eliesheva Ramos  ·  20 mayo, 2024
  • Facebook
  • Twitter
  • Whatsapp
  • Mail
  • Mail

Cuenta la historia que entre 1846 y 1847, durante la intervención de Estados Unidos en México, más de 250 soldados nacidos en la Isla Esmeralda llegaron como parte del ejército estadounidense para doblegar a México.

Tras el maltrato del que fueron objeto por parte de los soldados americanos, y al atestiguar sus excesos durante la invasión, los irlandeses cambiaron de bando y lucharon a favor del pueblo mexicano con el nombre del Batallón de San Patricio. Tras varios combates, la mayoría de los irlandeses fueron ejecutados y su gesta heroica casi olvidada.

Su heroica participación es conocida, pero poco relevante para la mayoría de los mexicanos. Pero la familia Cuevas González cambiaría eso. Tras un viaje de estudios a Irlanda, en el que se enamoraron de la cultura celta, decidió rendirle un homenaje a esos valientes hombres.

Amaron tanto la cultura de esa nación que crearon en México el ahora llamado San Patricio Fest, la fiesta más verde de México. Y luego fueron más allá: crearon La destilería San Patricio, un viaje a las tradiciones y los sabores de Irlanda.

También descubre en México:

Cinco pubs en la CDMX para un gran día de San Patricio

Whisky, el gran regalo de Irlanda para el mundo

El whisky nos satisface a cualquier hora, en cualquier lugar del mundo.

Cuando lo nombramos pensamos en Escocia, el lugar del orbe con más destiladoras, pero sorprendentemente su génesis se halla en Irlanda, en el siglo XIII. En Antrim, en la costa norte de Irlanda del Norte, se halla la destilería más antigua del mundo. Se trata de Bushmills, que ostenta la licencia más antigua del mundo.

Linea

 Newsletter

Suscribirse implica aceptar los
términos y condiciones

Con los años esta bebida se popularizó y actualmente es consumida en todas partes y México no es la excepción. Para rendirle honor a los irlandeses y sus tradiciones, la familia Cuevas González creó un espacio que le rinde homenaje a a la rica tradición irlandesa.

La cita es en un histórico edificio victoriano industrial del siglo XIX ubicado a las faldas de los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl. El inmueble tiene una gran historia. Cuentan historiadores que sirvió como planta eléctrica de la localidad y fue parte del exitoso proyecto de Don Porfirio Díaz para electrificar el país.

El recibimiento es cálido y, claro, muy irlandés: música de gaita, la cual es tocada por César Ramírez, gaitero con diplomado de apreciación de whisky en Escocia y brand ambassador.

La bienvenida también incluye su coctel insignia, un delicioso O’Rilley, que entre sus ingredientes lleva whisky, jugo de manzana y Ginger Ale.

Luego recibirás un costalito con tres monedas, las cuales podrás canjear por alguna de sus bebidas: Paddy (vodka artesanal 100% malta), Claddagh (ginebra 100% malta, triple destilación y finos botánicos) Battalion (whisky) e incluso un mezcal espadín, el cual no es elaborado por ellos, sino por productores amigos.

Esta destilería permite un amigable acercamiento al proceso artesanal que da vida a sus destilados, los cuales son vigilados la master destiller Brenda Luz Trujillo Enciso.

“Son tres pasos: macerar, fermentar y destilar, pero entre cada uno de ellos hay infinidad de acciones, así que hay que ser pacientes, pues si aceleras alguno ya no obtienes el producto ideal, que solo se logra con amor, conocimiento y tiempo”, explica esta ingeniería química.

Brenda Trujillo precisa que el origen del grano es el que confiere la categoría al whisky. “Un ciento por ciento malta no tiene denominación de origen porque no estamos en Irlanda, pero sí lleva un proceso irlandés”, cuenta.

En Destilería San Patricio no se echa mano de ningún subproducto (papa, maíz, centeno), únicamente se usa malta, el corazón del sabor del whisky. Esos granos de cereal provienen de Actopan, Hidalgo. “Es muy limpia y nos ha dado calidad. Más allá de que hagas un destilado, con los ingredientes haces un destilado de calidad, que se acerca más a lo irlandés”.

Cuidado en los detalles

César explica que en sus procesos usan agua de las filtraciones del Volcán Iztaccíhuatl y equipos artesanales. “Tenemos unos destilados muy mexicanos, obviamente con ciertas influencias. La primera edición tuvo doble destilación y la siguiente triple destilación, que es lo característico del whisky irlandés”.

Si quieres asistir, contrata The Distillery Experience, paquete que incluye transportación con chofer y guía ida y vuelta desde la Ciudad de México, cóctel de bienvenida con música de gaita en vivo, introducción a la historia y tradición irlandesa, visita a las instalaciones y explicación de procesos de producción, cata con cuatro destilados, alimentos, música folk y bailarines.

Allí mismo hay venta de productos y souvenirs.

Visitar ese lugar ubicado en Tlalmanalco, Estado de México, es una experiencia única que combina la tradición con la innovación, creando momentos inolvidables en cada sorbo de sus destilados artesanales.

También descubre en México:

Limantour, entre los 50 mejores bares del mundo en Taste Atlas

Comentarios




Linea

 Te puede interesar