Monumento a la Revolución Mexicana: así fue su construcción

El Monumento a la Revolución es una obra arquitectónica y un mausoleo dedicado a la conmemoración de este hecho histórico

Ricardo Vélez  ·  11 noviembre, 2022
  • Facebook
  • Twitter
  • Whatsapp
  • Mail
  • Favorito
  • Mail

El Monumento a la Revolución Mexicana es una obra arquitectónica y un mausoleo dedicado a la conmemoración de la Revolución Mexicana.

Esta icónica construcción tiene una altura de 67 metros con un estilo arquitectónico Art déco y Modernismo

En el año de 1897, Porfirio Díaz lanzó una convocatoria para la construcción de un Palacio Legislativo.

Carlos Obregón Santacilia fue el encargado de darle vida a este proyecto tomando la estructura del Salón de los Pasos Perdidos del malogrado Palacio Legislativo de Émile Bénard

También descubre en México:

Monumento a la Madre, un símbolo a la que nos amó antes de conocernos 

En esa época se esperaba que esta obra albergaría las cámaras de senadores y diputados, dependencias de gobierno y oficinas. 

El sitio elegido para la edificación fueron unos terrenos pantanosos cerca de la colonia Tabacalera y del Paseo de la Reforma.

Como dato interesante, esta edificación tendría mayores dimensiones que el Capitolio de Washington.

Desafortunadamente la construcción se detuvo ante el inicio de la Revolución Mexicana. Posteriormente en el gobierno del presidente Francisco I. Madero la retomaria pero tras su asesinato la construcción fue interrumpida.

Al pasar de los años y el desgaste de esta obra, Émile Bénard volvería a México para intentar dar vida a su proyecto en 1922 proponiendo un monumento a los grandes hombres de la lucha de la revolución, llamandolo el Panteón a los Héroes.

Cual maldición se tratara la obra se vio interrumpida con el asesinato del presidente Álvaro Obregón en 1928 y un año después falleció el arquitecto Bénard.

También descubre en México:

Cuatro sitios en la CDMX para visitar en el Día Internacional de la Paz

Tristemente la estructura comenzó a deteriorarse y se le comenzó a desmantelar para usar el material en vías férreas.

No todo se perdió, pues el arquitecto Carlos Obregón Santacilia retomo el proyecto en 1933, al darse cuenta que la estructura central de lo que iba a ser la (Sala de los Pasos Perdidos​) del palacio, estaba en perfectas condiciones.

Fue así que con el Ingeniero Alberto J. Pani aprovecharon la única parte en buen estado del malogrado palacio.

En el año de 1938 por fin se terminó este monumento el cual honra a la entonces recién concluida Revolución Mexicana

El Monumento a la Revolución está ubicado en la Plaza de la República S/N, Tabacalera, Cuauhtémoc, 06030, Ciudad de México, CDMX.

Actualmente es uno de los más reconocibles en la Ciudad de México y forma parte de un conjunto integrado por el propio monumento; la Plaza de la República y el Museo Nacional de la Revolución.

También descubre en México:

Estos son los sitios donde fueron fusilados Hidalgo, Allende y Aldama

Comentarios


Linea

 Te puede interesar