Cinco cosas que debes saber de Huamantla antes de visitarlo

Huamantla es un Pueblo Mágico del que vale la pena disfrutar sus calles, tradiciones y comida en cualquier época del año, y antes de que hagas maleta, te contamos cinco cosas que tienes que saber.

Redacción Descubre en México  ·  2 agosto, 2023
  • Facebook
  • Twitter
  • Whatsapp
  • Mail
  • Mail

Huamantla es uno de los 60 municipios de Tlaxcala, su nombre quiere decir ‘Lugar de árboles formados o juntos’. En 2007 fue nombrado Pueblo Mágico, el primero del estado.

Por la ubicación en la que se encuentra, en las faldas del Parque Nacional La Malinche, es un pueblo frío, que puede llegar hasta los 0°C en invierno, y en verano no sube de 25°C.

Vale la pena disfrutar de sus calles, tradiciones y comida en cualquier época del año, antes de que hagas maleta, te contamos 5 cosas que tienes que saber.

También descubre en México:

La Cometa, el campo de dalias que viste a Huamantla

1.- Un pueblo de historia

Huamantla está considerada como uno de los pueblos más antiguos del país; fundado en 1585, tiene la fortuna de presumir tesoros arquitectónicos, como la Parroquia de San Luis Obispo de Tolosa, una construcción colonial del siglo XVII, ubicada en el centro del pueblo.

2.- Una tradición de alfombras

Linea

 Newsletter

Suscribirse implica aceptar los
términos y condiciones

Las alfombras de Huamantla es una tradición con más de 40 años de historia. En 2013 fueron declaradas como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de Tlaxcala. Diferentes Comisiones de los ocho barrios del pueblo se dividen la tarea de decorar las calles, días antes preparan él aserrín pintado y recolectan flores.

Se colocan en varias fechas del año: 31 de diciembre, 1 de enero, día de Corphus Cristhi, desde el 31 de julio y todo agosto durante la feria La Huamantlada en donde también las encuentras.

En la última visita del Papa Francisco a México, fue recibido con dos tapetes huamantlecos, el primero en la Basílica de Guadalupe de 70 metros y el segundo en Ecatepec, de una longitud de 140 metros, hechos por 160 artesanos del municipio.

Foto: El Sol de Tlaxcala

3.- Amor a la tauromaquia

Se tiene dato que la primera corrida de toros que hubo en el estado fue en la década de los treinta del siglo XVIII, para conmemorar la victoria de los españoles sobre los moros en la reconquista de Oran y Mazalquivir.

Desde ese entonces Tlaxcala se ha caracterizado por ser el estado más taurino del país, con más de 200 ganaderías.

En el Pueblo Mágico está la plaza de toros La Taurina, que en 2018 cumplió un siglo de existencia. A un lado está el Museo Taurino, donde están las réplicas en miniatura de algunas plazas de toros del país, fotos de los destacados toreros, carteles, impresos y otros detalles para los amantes de la tauromaquia.

4.-La Huamantlada

Dentro de la feria de Huamantla, se viven algunos eventos esplendidos, como ‘la noche que nadie duerme’, fecha en la que se hace una procesión por las calles del pueblo para celebrar a la Virgen de la Caridad, que atraviesa parte del pueblo con lindas alfombras.

Otro momento destacado de la feria es la Huamantlada, que consiste en el encierro de toros, que se hace el sábado siguiente al 14 de Agosto. La versión mexicana del encierro de San Fermín de España, también conocido como “La pamplonada”.

Valientes y curiosos se colocan en la calle para torear o solo observar a los grandes animales que salen durante 90 minutos, en los que se siente la adrenalina a flor de piel.

5.- Deliciosa gastronomía

La gastronomía de Tlaxcala es imperdible, tiene gran riqueza ganadera y agricultura. Además, a precios muy accesibles. En el pueblo tienes que probar los ‘itacates de tlalitos’, que son triángulos rellenos como tlacoyos, de chicharrón prensado, también los hay de habas y frijol.

El mole de panza, que en el resto del país es pancita o menudo. La barbacoa de chivo en horno, las quesadillas de sesos, tacos árabes o de pastor y esquites en varias presentaciones, son lo que más resalta.

Por último, los muéganos, el dulce típico del pueblo, incomparables a los de otro lado, son pequeñas montañas de dulce de piloncillo dividas por obleas de colores.

Son tan famosos, que en febrero hacen una feria para celebrarlos y fueron declarados como Patrimonio Cultural inmaterial de la gastronomía de Tlaxcala.

También descubre en México:

La Huamantlada regresa con su Noche que Nadie Duerme y mucho más

Comentarios




Linea

 Te puede interesar