Vinos para San Valentín por menos de 400 pesos

Estrenamos la columna 'vinos y amigos' para descubrir juntos el mundo del vino, los viñedos, consejos prácticos y mucho más.

Alba Velasco  ·  11 febrero, 2022
  • Facebook
  • Twitter
  • Whatsapp
  • Mail
  • Favorito
  • Mail

Vinos y amigos

Cuando me pidieron que escribiera una columna sobre vinos, porque en verdad me gustan; es decir, soy un consumidor más y no un sommelier, dudé bastante en aceptar. En el círculo de los vinos hay muchas pretensiones. 

Luego, con una copa de vino en mano reflexioné sobre la oportunidad de compartir mis charlas con amigos sommeliers, mis andanzas por algunos viñedos haciendo preguntas tontas y ganando la mirada reprobatoria de quien ‘sí sabe’.

Por eso, este espacio se llamará vinos y amigos, porque espero sea un lugar para compartir entre amigos experiencias, recomendaciones, eventos y tips para disfrutar de la llamada bebida de los dioses según los griegos, porque en México los dioses preferían pulque.

Van las recomendaciones:

Ahora sí, entrando en materia y con San Valentín en puerta, más de uno deberá estar buscando un vino bueno, bonito y barato, que su sabor no delate su precio.

Este 14 de febrero disfruta de un buen vino con tu pareja sin afectar tus finanzas.

Bueno, le pregunté a un amigo sommelier qué me recomendaría si mi bolsillo no está para un vino que vaya más allá de los 400 pesos.

Desde la hermosa Mérida, Arturo Sánchez de Passion for wine apuesta por un La Cetto de Zinfandel, que ronda los 150 pesos, para beber solo o acompañar unos rollitos de jamón serrano y queso crema. Una opción sencilla, efectiva y bastante económica.

Si el chocolate será el protagonista, por ejemplo un pastel de chocolate amargo va perfecto con un Apothic Cabernet que cuesta unos 400 pesos, en verdad es súper rico.

Ahora, insisto, sin ser sommelier, van mis recomendaciones. También apuesto por un La Cetto, pero Nebbiolo que no vale más de 300 pesos y que me encanta para acompañar una pasta con mucho parmesano.

Casa Madero de Parras en Coahuila con su 3V que ronda los 400 pesos es otra buena opción, aunque hay una discusión sobre si mantiene o no la calidad que le dio la fama. A mi me gusta.

Mi amigo Luis García de la Ciudad de México, que tampoco es sommelier pero es cliente asiduo a los viñedos queretanos, exigió un lugar para los vinos de esa región.

Su apuesta es el Grenache Rosado Tranquilo de Viñedos Donato, que cuesta menos de 300 pesos solo directamente en el viñedo o a domicilio si estás en Querétaro. No lo he probado, pero ya está en la lista de pendientes.

Al final, y quiero decirles que este será nuestro mantra al cierre de cada columna: el vino es para disfrutar, compartir y acumular historias. 

Nos leemos en dos semanas.

También descubre México:

Comentarios


Linea

 Te puede interesar