Vainilla, regalo de Papantla para el mundo

La vainilla tiene su origen en los bosques tropicales de Papantla, en Veracruz, y en la época prehispánica era usada para aromatizar el ‘xocoatl’, bebida elaborada con cacao y destinada a guerreros y nobles. 

Eldaa Garcia  ·  16 marzo, 2022
  • Facebook
  • Twitter
  • Whatsapp
  • Mail
  • Favorito
  • Mail

En pasteles, helados, flanes y hasta perfumes, son muchos los productos que llevan en su preparación este ingrediente que tiene su origen en los bosques tropicales de Veracruz: la vainilla.

La vainilla o Quintse, que en totonaca significa ‘la madre de todas las vainillas’, proviene del fruto de una orquídea, en este caso la Vanilla planifolia Andrews, Vanilla planifolia Jackson o Vanilla fragans (Salisbury) Arnes. Esta última incluye una mezcla de subespecies como la ‘Verde’, ‘Amarilla’, ‘Cazones’, ‘Zozocolco’, ‘Riva Palacio’ y ‘Valenzuela’.

El Pueblo Mágico de Papantla, en el corazón del bosque veracruzano, es su hogar y los primeros en cultivarla fueron los totonacas en la región del Totonacapan, ubicada en el norte de Veracruz, entre el río Cazones y hasta las comunidades de Gutiérrez Zamora y Tecolutla al sur.

En el siglo XIV, los totonacas fueron conquistados por los aztecas, quienes no tardaron en incorporar la vainilla a sus costumbres y alimentos; entre los usos que le daban era aromatizar el ‘xocoatl’, bebida elaborada con cacao y destinada a guerreros y nobles. 

Los totonacas conocían a la vainilla como xanath (flor) y los aztecas como tlixochitl (flor negra), y a su llegada a lo que hoy es México, los españoles la denominaron ‘vainilla’, por su semejanza con una vaina, y fueron ellos quienes por más de dos siglos mantuvieron el monopolio de su producción.

Éstos la vendían a países como Italia y Francia, donde era usada para la creación de esencias y perfumes, pero era tal la demanda a mediados del siglo XIX, que en 1841 los galos comenzaron su propio cultivo en la isla Reunión y en Madagascar en el océano Índico, de donde pasó a Tahiti, Indonesia, China y India.

De acuerdo con la empresa veracruzana Gaya, dedicada a la comercialización de la vainilla, su sabor y aroma depende, además de la especie, de las condiciones del suelo y el clima donde se cultiva, de los cuidados que se le dan durante el proceso.

Además, señalan que el sabor de esta vaina varía dependiendo de dónde se cultive: mientras la vainilla de Tahití es más floral y frutal, la de Indonesia es amaderada, picante  y ahumada, y la de México tiene un sabor más cremoso, dulce, ligeramente amaderado y picante.

La vainilla actúa como relajante, calmante de dolores abdominales, estimulante sexual y ayuda a mejorar el funcionamiento del sistema nervioso.

Por ello, en tu próxima visita a Papantla, no olvides admirar esta orquídea que le ha dado tanto a México y al mundo. 

También descubre en México: Visita el centro de Papantla, Veracruz y disfruta de estos lugares turísticos

Comentarios


Linea

 Te puede interesar