‘¡Hay tamales!’ de los 32 estados, saboréalos

Los tamales son un platillo indispensable para el Día de la Candelaria, por lo que aquí te dejamos cuáles son los más comunes por estado

Redacción Descubre en México  ·  17 enero, 2023
  • Facebook
  • Twitter
  • Whatsapp
  • Mail
  • Mail

Se acerca el 02 de febrero, Día de la Candelaria, día de dejar de lado el propósito de Año Nuevo de la dieta y disfrutar de un par de deliciosos tamales acompañados de un atole o un chocolate calientito. ¿Pero te has puesto a pensar cuántos y qué tipos de tamales se hacen en México en esa fecha?

¿Sabías que se tiene registros de 500 recetas de tamales? A su vez derivan en 3 mil o 4 mil preparaciones diferentes, según cifras de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural. Para que te des una idea, cada estado tiene sus propios tamales, y aquí te decimos cuáles son.

También descubre en México:

Y para acompañar tu atole de nalga, ¿qué tal unos tamales de pedo?





Aguascalientes, tamal de piña: en algunas zonas se le agrega rompope.

Baja California Norte, Güemes: rellenos de carne de puerco o pollo, aceitunas, pasas y aceite de oliva. 

Baja California Sur, tamales choyeros: dependiendo si llevan carne o pollo se les agrega: aceitunas, chiles, camote, cebolla, crema o queso.

Campeche, chanchamito: la masa se mezcla con caldo guisado combinado con achiote, se le agrega carne de cerdo, tiene forma de bola y va envuelto en hoja de maíz.

Chiapas, tamal de chipilín: su relleno va desde el pollo, cerdo, camarón, queso fresco, frijol, envuelto en hojas de plátano.

Chihuahua, tamal de chile colorado: la salsa se prepara con chile guajillo, orégano, envuelto en hoja de maíz.

Ciudad de México, guajolota: a un bolillo se le integra un tamal verde, de rajas o de mole, para comer mientras se camina. 

Coahuila, tamal de dedo: son tan delgados que llevan más relleno que masa. Son de carne o queso. 

Colima, tamal de elote: Se preparan con masa de elote y se sirven envueltos en hoja de maíz. Se le puede poner queso o crema encima.

Durango, tamal de cerdo con puya: se forma una pasta con este chile picante y la carne, se esparce sobre muy poca masa.

Estado de México, tamal de ollita: se deja un hueco en el centro para agregar la carne y con una ollita se vierte salsa verde, roja o de pepita en su interior. 

Guanajuato, tamal de cacahuate: a la masa se le integra una pasta de cacahuates pueden ser dulces o salados. 

Guerrero, tamal nejo: elaborado con masa de maíz que se cuece con ceniza, envuelto en hoja de plátano, se usa para acompañar guisos o moles.

Jalisco, tamal tapatío: incluye masa de maíz, arroz remojado y molido. La carne se mezcla con una salsa de jitomate, chile pasilla, almendras, pasas, aceitunas, cebolla y especias.

Hidalgo, tamal de xantolo: la salsa es elaborada con chile morita y se elige carne o pollo, envuelto en hoja de plátano. Se coloca en la ofrenda el Día de Muertos.

Michoacán, corunda: de forma piramidal y envuelto en hojas de milpa; se baña con salsa verde y queso, al servirse.

Morelos, tamal de atolocates: renacuajos que se guisan con epazote y una salsa de ciruela agria y chiles serranos. Una vez envueltos en hojas de maíz se cuecen sobre el comal, no llevan masa.

Nayarit, tamal cilíndrico: la masa se condimenta con caldo de camarón y se integran bañados en una salsa de chile ancho, jitomate y guajillo. La hoja de maíz se amarra por ambos lados. 

Nuevo León, tamal norteño: se le agrega más carne deshebrada de cerdo que masa, con una salsa de chile rojo con comino. 

Oaxaca, tamal de tichinda: una almeja de concha negra verdosa. Se agregan a la masa, mezclada con una salsa de chile costeño, hoja santa y especias. Envueltos en hoja de maíz se cuecen al vapor, habrá que abrir la concha y sacar el callo con la masa cocida.

Puebla, pixtamal: huesos de mamey se remojan para preparar una pasta que se extiende sobre la masa, en ocasiones se espolvorea con hierba santa seca y chile ancho tostado, envuelto en hojas de milpa se cuece en horno de tierra. 

Querétaro, tamal de muerto: preparado con masa de maíz azul, queso añejo y salsa de chile ancho. Es un elemento de las ofrendas de muertos. 

Quintana Roo, tamal de chaya: picada y cocida se mezcla con la masa que se envuelve en hojas de plátano. Se sirve con chiltomate y queso espolvoreado. 

San Luis Potosí, zacahuil: puede medir hasta cinco metros de largo. Se prepara con maíz martajado, carne de cerdo, pollo o guajolote con una salsa de chiles. Se mezcla con la masa, se envuelve con hojas de plátano y se cuece bajo tierra en el texcal (horno que se cava bajo tierra).

Sinaloa, tamal barbón: se preparan con salsa de chile colorado, masa de maíz y camarones.

Sonora, tamal de yorimuni: este tipo de frijol cocido se mezcla con rajas de chile verde, se esparce sobre una base de nixtamal, se envuelve en hojas de maíz. 

Tabasco, manea: suelen medir entre 20 y 30 centímetros. No se bate la masa de maíz martajado, se distribuye carne de cerdo o pejelagarto a lo largo de todo el tamal con hoja de chipilín, frijol pelón, cilantro, chile dulce y picante, se cubre con hoja de plátano. Se sirve con salsa y queso crema. 

Tamaulipas, tamal de chilpán: el relleno integra una salsa de siete chiles y carne de cerdo, sobre masa de maíz martajado. 

Tlaxcala, tamal de ombligo: la masa se aromatiza con anís, se rellena con frijol o haba. Se envuelve en hojas de aguacate y maíz. 

Veracruz, pata de mula: se enrolla la masa de maíz mezclada con frijoles negros con hoja de plátano. En ocasiones se sirve rebanado y con chileatole.

Yucatán, mukbil pollo: es grande de forma cuadrada o redonda. Se prepara la masa de maíz con jitomate, pimiento morrón, cebolla, epazote y frijol espelón. Lleva carne de pollo, pavo o cerdo condimentada con achiote. Envuelto en hojas de plátano se hornea bajo tierra.

Zacatecas, tamal zacatecano: tiene carne de cerdo y una salsa de chile guajillo con pepitas de calabaza y comino.

También descubre en México:

Y a todo esto, ¿qué tienen que ver los tamales con el Día de la Candelaria?

Comentarios


Linea

 Te puede interesar