Esto es lo que se sabe sobre el misterioso túnel descubierto bajo las pirámides de Teotihuacán, ¿y por qué nunca se abrirá al público?

La importancia del descubrimiento de este túnel ayuda a comprender la historia de esta ciudad que se presume fue destruida y abandonada por los mismos teotihuacanos, y habitada siglos después por los aztecas.

Jorge Razo  ·  19 noviembre, 2021
  • Facebook
  • Twitter
  • Whatsapp
  • Mail
  • Favorito
  • Mail

Uno de los hallazgos más recientes e importantes en la arqueología de nuestro país sucedió por accidente.

Fue el arqueólogo Sergio Gómez, quien en ese momento estaba trabajando en la conservación del Templo de Quetzalcóatl, o la serpiente emplumada, cuando se encontró con un hallazgo impresionante que vendría a cambiar la forma en como creíamos que eran los antiguos teotihuacanos, y a quien verdaderamente veneraban.

También descubre en México:

¿Quieres ir a Teotihuacán? Estos son los horarios y precios este año

Tras una intensa temporada de lluvias en el año 2003, durante una noche se abrió un agujero en el piso, al que descendieron después.

Tras cálculos complejos, y con unos dos mil años de antigüedad aproximados, la exploración de este túnel ha llevado varios años continuos para saber que fines tiene.

Con la ayuda de los robots se descubrió que al final del conducto había un gran espacio abierto. Una especie de cueva cavada.

Al final del túnel, en las cámaras, encontraron lo que definieron como “una ofrenda espectacular”.

Había 4 esculturas, de las cuales tres representaban a mujeres y una a un hombre.

Las figuras femeninas se diferencian de la masculina en que son más grandes y están vestidas, mientras que el hombre está desnudo.

“Esto es una forma de indicarnos que en Teotihuacán la mujer tenía un papel mucho más importante no solo en la estructura de poder, sino tal vez también en la religión”, dice Gómez, el arqueólogo.

Gómez explica que posiblemente, cuando los gobernantes morían, sus restos eran bajados a la representación del inframundo como señal de que entregaba el poder.

“Igualmente el nuevo gobernante bajaba a las profundidades para adquirir la investidura. El poder no se adquiere de los hombres, sino de las divinidades del inframundo. De ahí emerge ya como una deidad

Así, este túnel era para rituales de iniciación, de transmisión del poder. No entraba la gente común.

Nunca se abrirá al público

La entrada del túnel está clausurada.

Solo entran algunos pocos trabajadores del proyecto arqueológico, y excepcionalmente algún invitado muy distinguido.

Pero el túnel nunca será abierto al público.

“Es un lugar peligroso. Debemos tomar las medidas necesarias para conservarlo. Es muy estrecho y podría dañarse con la visita masiva de personas”, explican.

También descubre en México:

¿Cómo llegar al AIFA? Rutas, servicios y costos

Comentarios


Linea

 Te puede interesar