Casa de la Parra, el vino artesanal que nació de un sueño familiar

Este vino artesanal está hecho con amor y la más pura tradición parreña, es por eso que Casa de la Parra brilló desde su primera cosecha.

Alba Velasco  ·  13 mayo, 2022
  • Facebook
  • Twitter
  • Whatsapp
  • Mail
  • Favorito
  • Mail

Vinos y amigos

Juana María Alejo, mejor conocida en Parras como ‘Chachis Alejo’, creció escuchando las historias familiares de cuando el abuelo hacía su propio vino.

Nacida en Parras, ‘Chachis’ siempre mantuvo aquel sueño que antes, fue el sueño de sus padres: volver a hacer vino casero como el abuelo.

Como siempre pasa, los chicos crecieron y dejaron el pueblo para seguir sus estudios en Saltillo, en donde se establecieron e hicieron sus vidas.

Sin embargo, ‘Chachis’ recordaba siempre esa enorme casa llena de plantas y de vida en donde creció llena de tradiciones y hermandad.

La Casa de la Parra tiene esa escencia parreña única. FOTO: Chachis Alejo.

Al cumplir 60 años, ya jubilada, ella y su marido decidieron regresar al ahora Pueblo Mágico para pasar su vejez ahí.

“La primera idea era devolver a Parras algo de lo que me dió, así que comenzamos con labor social y retomando amistades de la infancia”, relata ‘Chachis’ con nostalgia.

Pasaron 10 años más y en su cumpleaños 70, con vino en mano, ‘Chachis’ le preguntó a su marido qué les faltaba por hacer.

Él respondió: “pues tu sueño dorado”. ¡Es cierto!, exclamó ella y la aventura comenzó.

El inicio fue complicado, primero porque en realidad no sabían nada de cómo hacer vino y segundo, era plena pandemia en 2020.

‘Chachis’ Alejo, su hija Giovanna, su marido y una amiga en el Festival de Fuego y Vino. FOTO: Alba Velasco

Eso no los desanimó y comenzaron a preguntar con enólogos, amigos que eran productores y tomando todo tipo de cursos.

“Solo estaba segura de una cosa, quería hacer un vino a la altura de Parras, rescatando el buen vino casero hecho a mano pero con todas las especificaciones”, señala ‘Chachis’.

Los amigos ya establecidos los cobijaron y apoyaron. “Los Madero, los Cárdenas, los Vargas, todos los que hacen vino desde hace años nos ayudaron y guiaron, esa escencia está en nuestro vino”, dice orgullosa.

Giovanna es un merlot que fue premiado en su primera cosecha. FOTO: Alba Velasco

Para ese primer año, con el apoyo de Casa Madero, consiguieron cuatro uvas: merlot, cabernet sauvignon, shiraz y tempranillo.

El merlot fue bautizado como su hija Giovanna, quien los apoyó en esta aventura. La cosecha 2021 fue galardonada en el Segundo Festival del Vino Artesanal de Parras.

Los vinos artesanales de Casa de la Parra te transportan a esas grandes casas parrenses, en donde las familias se reunían.

Sus vinos artesanales valen 350 pesos y son:

Casa de la Parra es vino 100% artesanal. FOTO: ‘Chachis’ Alejo.
  • Merlot-Giovanna. Dedicado a su hija Karla Giovanna en sus versiones: seco y semiseco.
  • 3V. Coupage de tempranillo, shiraz y cabernet sauvignon también en sus variedades: seco y semiseco.
  • Shiraz. Con toda la fuerza y pasión del Valle de Parras. (Mi favorito)
  • Cabernet sauvignon. -En sus versiones: dulce, vino prensado en el momento justo para lograr un punto agradable de azúcar residual. Seco: vino con un gran cuerpo y sabor, con la uva reina de los vinos la gran cabernet sauvignon.

Si están en Parras no pueden dejar de visitar la Casa de la Parra y reservar una cata, van a disfrutar de la verdadera esencia de este Pueblo Mágico coahuilense.

Recuerden que el vino es para disfrutar, compartir y acumular historias. 

¡Nos leemos en dos semanas!

También descubre México:

Comentarios


Linea

 Te puede interesar