Teotihuacan, eje de la nueva muestra del Museo Nacional de Antropología

La nueva exhibición recorre paso a paso el proceso de investigación y rescate de lo que hoy conocemos como la zona arqueológica de Teotihuacan

Eldaa Garcia  ·  23 diciembre, 2022
  • Facebook
  • Twitter
  • Whatsapp
  • Mail
  • Mail

Teotihuacan. Proyecto 1962-2022. Sesenta años, es el nombre de la nueva exposición del Museo Nacional de Antropología, la cual da cuenta de las investigaciones en este sitio emblemático.

Mediante mamparas con fotografías históricas y piezas de cerámica se recupera, particularmente, la exhaustiva labor realizada por especialistas, trabajadores, servidores públicos e instituciones, en cuatro años ininterrumpidos, de 1960 a 1964.

Las y los protagonistas de esa historia tuvieron que trabajar contra la adversidad, pues tierra y vegetación cubrían casi todos los vestigios de la Ciudad de los dioses, aunque vestigios con restos de pintura mural podían verse fuera de los linderos.





También descubre en México:

¿Los vuelos en globo en Teotihuacán interfieren con los del AIFA? Esto sabemos 

En 1959, Jorge Acosta e Ignacio Bernal elaboraron un plan de trabajo para explorar y reconstruir la zona arqueológica, en una escala jamás soñada hasta esa fecha en México.

La primera temporada de trabajos exploratorios comenzó el 11 de enero de 1960, enfocándose en la Plaza de la Luna. Después siguieron otras temporadas de campo, encaminadas a consolidar los edificios alineados a ambos lados de la Calzada de los Muertos.

A mediados de la tercera temporada se informó a las autoridades del INAH que el entonces presidente de la República, Adolfo López Mateos, a través de la Secretaría de Hacienda, había aprobado una partida de 17 millones de pesos.

Esta cantidad fue destinada a explorar un tramo de dos kilómetros de la parte ceremonial de la urbe: desde la Pirámide de la Luna hasta La Ciudadela.

Así, el 24 de septiembre de 1962 inició el Proyecto Teotihuacan. El área de exploración intensiva se dividió en 11 secciones.

Cada una quedó al frente de un arqueólogo responsable, auxiliado por jóvenes estudiantes. Las primeras temporadas de trabajo pusieron a prueba los métodos de campo y permitieron visualizar la intervención del sitio a gran escala.

Relevante para la investigación arqueológica fue detectar huellas de un gran incendio que se provocó en el interior de todos los monumentos explorados. Esto permitiría formular la pregunta: ¿qué produjo esa destrucción del centro cívico ceremonial metropolitano?

Los colosales trabajos, los cuales implicaron la exploración y restauración de las fachadas de 48 edificios –distribuidos sobre un tramo lineal que abarcó mil metros, desde la Pirámide la Luna hasta el Grupo Viking– fueron formalmente entregados por el INA.

En una ceremonia presidida por el presidente Adolfo López Mateos, la zona arqueológica fue inaugurada el 14 de septiembre de 1964.

Para el 21 de diciembre de 1966, se habían analizado casi dos millones de tiestos, procedentes de aproximadamente cinco mil bolsas, mientras que el Departamento de Restauración había atendido cerca de 3 mil 400 piezas de cerámicas, de las cuales, alrededor de 500 se trasladaron al Museo Nacional de Antropología.

También descubre en México:

El ‘dios viejo del fuego’ regresa al Museo de Antropología

Comentarios


Linea

 Te puede interesar