Cuatro mitos y leyendas que rodean a Pueblos Mágicos de Jalisco

¿Cuántos mitos y leyendas conoces sobre los Pueblos Mágicos de Jalisco? Aquí te dejamos cuatro. ¡Descúbrelas!

Jorge Razo  ·  31 octubre, 2022
  • Facebook
  • Twitter
  • Whatsapp
  • Mail
  • Mail

Los mitos y leyendas forman parte de nuestra cultura e identidad, por lo que su veracidad puede estar presente o no en algunos fragmentos de este tipo de historias.

Lo cierto es que han trascendido el tiempo, contándose de generación en generación.

Por eso, te compartimos cuatro leyendas que tienen lugar en Pueblos Mágicos de Jalisco, lugar donde tienen lugar increíbles historias difíciles de creer que te pondrán los pelos de punta.





1.- El ánima de Sayula

Si algo caracteriza este poblado de Jalisco es su producción de dulces, su deliciosa cajeta, pero también una leyenda extrañamente curiosa.

Es tan popular entre la localidad que incluso cuenta con una escultura especial: ¡El ánima de Sayula!

¿Sabes la historia?

Se cuenta que fue una broma, de esas pesadas, a un ropavejero de Sayula: Apolonio Aguilar.

Lo convencieron de visitar de noche el panteón de la región, pues se le informó que allí se encontraba escondido un tesoro. Ya que se encontraba en una situación precaria, no dudó en dedicar todo su tiempo en encontrar dicho botín.

Un día fue con su compadre José, quien cansado de tanta insistencia le confesó el supuesto lugar exacto del tesoro. Pero había un detalle… ahí se encontraría con un alma en pena.

No sin miedo, Apolonio decidió ir a medianoche al lugar, esperando obtener el dinero. Y tal como le dijo su compadre, ¡allí se encontraba el ánima! le dijo llamarse Perico Zurres y que entregaría el tesoro si el ropavejero le hacía un favor.

¿Qué fue? No lo sabemos a ciencia cierta, pero dicen que Apolonio salió corriendo despavorido y nunca a nadie volvió a hablar del asunto.

Si decides visitar Sayula encontrarás recuerdos de esta curiosa leyenda, algo que no debes dejar de pasar.

2.- El milagro de la renovación en Talpa de Allende

Si algo caracteriza nuestro pueblo mágico es la devoción que se le tiene a la Virgen de Talpa, tanto que existe la Ruta del Peregrino, ya que se considera como una de las más milagrosas y que año tras año, reúne a miles de personas.

La siguiente leyenda se remonta al muy distante 1585, se cuenta que la virgen llegó de Michoacán a Talpa por los tarascos, quienes habían realizado la figura y modelado a partir de pasta de caña.

La imagen pasó desapercibida mucho tiempo, incluso cayó en el olvido, tanto que se encontraba en muy terrible estado: rota, carcomida y, para agraviar el asunto, apolillada.

Era tal la condición de la virgen que la sacristía de la iglesia decidió el 19 de septiembre de 1644 sepultarla.

Justo en el instante en que la población indígena y religiosos se dedicaban a envolverla en un mantel, de la figura surgió una intensa luz, tan fuerte que desmayó a los presentes.

Pero eso no fue todo, el cielo se llenó de nubes y quienes fueron testigos, dijeron que se lograron ver ángeles; entonces la estatuilla comenzó a transformarse a la forma y color que actualmente tiene.

A esta leyenda de los pueblos mágicos de Jalisco se le conoce con el nombre de el “Milagro de la Renovación”, que es para algunos prueba más que suficiente del poder que tiene la Virgen del Rosario de Talpa.

¿Ya conocías esta historia?

3.- El toro arrodillado de San Sebastián del Oeste

Hace muchos años, tantos que esta leyenda llega a nosotros como un pequeño rumor, pasó algo extraordinario en lo que ahora es este Pueblo Mágico. Se dice que en un punto de su historia la gente de San Sebastián del Oeste no era muy creyente y esto no le agradaba al sacerdote de la localidad, ya que las personas no iban a misa.

Cansado de la situación, el religioso franciscano acudió a una toriada, habló con los encargados y pidió que le separaran el toro más bravo, ya que lo retaría.

Asombrados y preocupados, los habitantes trataron de disuadir al monje, pero este se aferró a su idea.

Ya en el ruedo, el toro mostraba su fuerza y bravura pero al entrar el religioso y a punto de ser atacado por el animal, le mostró una cruz y a viva voz dijo:

“¡Este es tu Dios!”… y en ese momento el toro se arrodilló.

Esto bastó para que la población, ahora sí, acudiera a misa.

4.- La monja de El Refugio en San Pedro Tlaquepaque

La siguiente leyenda se desarrolla en uno de los recintos más importantes del pueblo mágico de San Pedro Tlaquepaque, el Centro Cultural El Refugio.

Este lugar no surgió originalmente como un espacio dedicado al arte, sino como hospital a mitad del siglo XIX, donde era atendido por monjas josefinas.

Fue hasta 1979 que el recinto dejó de funcionar como nosocomio, momento en el que todas las religiosas abandonaron el lugar, a excepción de una.

Quienes la llegaron a ver dicen que vestía diferente a las otras monjas, que deambulaba por los pasillos cuando las otras se reunían para orar y en su presencia, la luz de las lámparas disminuía de intensidad mientras visitaba a los enfermos más delicados.

La leyenda tomó mayor relevancia cuando un día un doctor incrédulo se burló de estas anécdotas pero una tarde, durante su descanso, la monja se le apareció en un rincón del consultorio y del susto solo alcanzó a gritar “¡la monja viene por mí!” y cuando intentó verle la cara el espectro desapareció.

Su colega que lo acompañaba no vio la figura y por más que intentó calmarlo poco sirvió: el médico dijo que la monja vestía de blanco, flotaba en el aire y arrastraba una cadena y el pavor fue tal, que al día siguiente el doctor ya no se presentó a trabajar.

Otras personas han asegurado que han visto o escuchado a la monja, que incluso se manifiesta de diferentes formas, como sombras o murmullos.

También descubre en México:

¡Muero por San Ángel! El barrio celebra un año más a los difuntos

Comentarios


Linea

 Te puede interesar