Cinco cenotes imperdibles en Valladolid

Los cenotes más extraordinarios están en Valladolid, un pueblo mágico de Yucatán que no puedes dejar de visitar.

Alba Velasco  ·  4 enero, 2022
  • Facebook
  • Twitter
  • Whatsapp
  • Mail
  • Favorito
  • Mail

Valladolid es un Pueblo Mágico yucateco lleno de riquezas naturales. Las estrellas de los atractivos son sus cenotes, sitios llenos de misterios y magia.

Así que aquí te compartimos nuestros cinco cenotes favoritos que sí o sí debes visitar, además de comer cochinita pibil, obvio.

1.- Cenote X’kekén

Cenote X’kekén en Valladolid. FOTO: Sefotur Yucatán

Este cenote, también llamado Dzitnup, está dentro de una caverna subterránea y es una verdadera maravilla con una historia divertida. 

Un día, hace muchos años, un campesino buscaba su cerdito y descubrió que cayó en el cenote. Fue de ahí que tomó su nombre ya que x’kekén significa ‘cerdo’ en maya.

¿Por qué es mágico? Este es uno de los cenotes en los que el sol atraviesa una pequeña entrada natural en la parte superior de la bóveda, iluminando el interior y creando una imagen sorprendente con el reflejo del agua. 

Además, es ideal para los más aventureros, ya que su entrada es estrecha y el descenso es por unas escalinatas bien labradas en roca, las cuales desembocan en un paraje que permite el acceso al único salón de la cavidad. 

El agua es poco profunda y es tan limpia y clara, que se observan múltiples peces. Es ideal para nadar.

¿Cómo llegar? Fácil, tomas la carretera Mérida-Valladolid y tres kilómetros antes de llegar a Valladolid, tomas la desviación a la comunidad de Dzitnup llegando al campo de fútbol, a la izquierda está el cenote Samulá y a la derecha está X’Kekén.

¿Cuánto cuesta? La entrada general es de 80 pesos y si también visitas el cenote Samulá pagas 125 por los dos.

2.- Cenote Suytún

Cenote Suytun en Valladolid, Yucatán. FOTO: Sefotur Yucatán

Suytún significa ‘centro de piedra’ y fue nombrado así porque en su centro cuenta con una plataforma artificial que es ideal para una sesión de fotos increíbles.

Es un cenote circular que se encuentra bajo tierra y es aunque es hermoso, es uno de los cenotes con un centro turístico bien establecido, es decir, no es una experiencia tan aventurera.

Sus aguas son azules y un poco frías con una profundidad máxima de cinco metros, por lo que es perfecto para el descanso y la relajación, así como para explorar y admirar las formaciones rocosas.  

Una de las ventajas de ser un cenote dentro de un complejo turístico establecido es que puedes disfrutar de la escenificación de danzas mayas.

¿Cómo llegar? Si estás en Valladolid puedes tomar un autobús directo o un taxi, el recorrido es de 15 minutos aproximadamente. Si vas en auto, toma la carretera a Ticuch y encontrarás los señalamientos de entrada a la altura del kilómetro 8.

¿Cuánto cuesta? La entrada al cenote Suytún es de 150 pesos y te incluye la entrada a un pequeño museo donde se exponen distintos objetos de la zona, así como el uso de baños, cambiadores y estacionamiento.

También descubre México:

Sisal, el paraíso yucateco que te conquistará

3.- Cenote Palomitas y Agua Dulce

Cenotes Palomitas y Agua Dulce en Valladolid, Yucatán. FOTO: Sefotur Yucatán

Acá tenemos un increíble dos por uno. Ambos cenotes son tipo caverna y se encuentran uno al lado del otro, a tan sólo 200 metros de distancia.

Cada cenote tiene su propio encanto con estalactitas, aguas cristalinas y profundas. Eso sí, el agua es muy fría, pero una vez aclimatados no será un problema.

Si amas la aventura, en el cenote Agua Dulce puedes hacer rappel descendiendo a través de uno de los agujeros de su bóveda natural.

Un bonus extra es que en estos cenotes no hay tanta gente, lo cual siempre se agradece. Además, si bien hay restaurante, baños y lockers, conserva su naturaleza salvaje.

¿Cómo llegar?  Puedes ir en auto o tomar un taxi desde Valladolid. Hay que tomar la carretera 180 Cancún libre, con dirección al poblado de Yalcobá. Al entrar a este pueblito verás los señalamientos.

¿Cuánto cuesta? La entrada general es de 150 pesos o bien, hay paquetes de 250 pesos que incluyen una deliciosa comida buffet.

4.- Cenote Sac-Aua

Cenote Sac-Aua en Valladolid, Yucatán. FOTO: Sefotur Yucatán

Es el único cenote que tiene una isla en el centro, que alguna vez fue el domo, ya que era un cenote cerrado. El círculo que se desprendió cayó unos 30 metros e increíblemente conservó su forma.

La historia de este atractivo es un poco perturbadora. Es conocido como el ‘Cenote de las Doncellas’, porque la leyenda cuenta que éstas eran sacrificadas en su isla, ya que era parte de un antiguo templo maya. 

No te asustes, hoy Sac-Aua es un paraíso natural con pocos visitantes ya que no está tan cerca de la ruta turística y es perfecto para nadar porque sus aguas cristalinas son poco profundas.

Como casi todos los cenotes de la zona, cuenta con baño, lockers y restaurante que ofrece comida tradicional yucateca.

¿Cómo llegar? El cenote está a 15 kilómetros de las ruinas de Ek Balam, en el centro de Dzalbay, un pueblito al noreste de Valladolid, por lo que puedes tomar un taxi o un autobús, aunque lo mejor es ir en auto.

¿Cuánto cuesta? La entrada al cenote cuesta 120 pesos, si quieres visitar una pequeña caverna que tiene cuesta 190 pesos.

5.- Cenote Ik kil

Cenote Ik kil en Valladolid, Yucatán. FOTO: Sefotur Yucatán.

Cerramos con broche de oro porque Ik kil es un cenote de película. En maya, su nombre significa ‘lugar de los vientos’, aunque también es conocido como el Cenote Azul Sagrado, porque era un lugar reservado para la realeza maya que se consideraba sagrado.

Su estructura perfectamente circular tiene vegetación colgando sobre sus paredes y unas pequeñas cascadas, sus aguas son cristalinas y azules, cuyas tonalidades cambian según los rayos del sol. Es muy profundo, por lo que el uso del chaleco salvavidas es obligatorio.

Al ser de una belleza extraordinaria, Ik kil es el cenote más visitado en Yucatán; no obstante, la experiencia vale totalmente la pena.

Está dentro de un complejo turístico moderno, por lo que tendrás baños, lockers, estacionamiento, tienda, restaurante y hasta cabañas para pasar la noche.

¿Cómo llegar? Desde Valladolid puedes tomar un autobús, subir a un colectivo o tomar un taxi. Son 40 minutos de camino. Si vas manejando, toma el camino a Chichén Itzá y al entrar al pueblo de Pisté verás los señalamientos.

¿Cuánto cuesta? La entrada básica es de 150 pesos, si optas por el paquete con alimentos el costo es de 350 pesos. En las cabañas la noche va desde los 1,115 pesos.

Comentarios


Linea

 Te puede interesar