Charales, comida obligada en Pátzcuaro

Si vas a Michoacán, nada como disfrutar de su gastronomía, y una muestra de ella son los charales

Jorge L. Román  ·  22 marzo, 2024
  • Facebook
  • Twitter
  • Whatsapp
  • Mail
  • Mail

Los charales son un antojito que se consume desde tiempos prehispánicos. Y si andas por Pátzcuaro es de los mejores antojitos que puedes probar en este lugar.

En el año 2010, la gastronomía mexicana fue reconocida por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad, especialmente por la cocina tradicional michoacana.

Los charales se degustan fritos, dorados, o asados, y van o pueden ir acompañados de salsas y tortillas para echártelos en un taco. Son simplemente deliciosos.

También descubre en México:

Aguachile de Mazatlán, un manjar fresco para Cuaresma

Los charales son pescados de agua dulce que no alcanzan ni 10 centímetros en su tamaño.

En Michoacán se pueden encontrar en agua dulce, en Zirahuén y Pátzcuaro, y Chapala, Jalisco, por mencionar algunos lugares famosos.

Frescos se disfrutan en sopas, tostadas y tacos. Fuera de su lugar de origen se comen secos como botana, con sal y limón, pero también en caldos. 

Linea

 Newsletter

Suscribirse implica aceptar los
términos y condiciones

En el caso de Pátzcuaro, la pesca del charal es artesanal, se tiende el chinchorro (una red) un día antes de la pesca, y un poco antes de que salga el sol hacen la recolecta arriba de una canoa.

Al llegar a la orilla del río, los pescadores entregan las cubetas de charales a las mujeres para que las destripen y las pongan a secar a cielo abierto sobre petates, un proceso que tarda de dos a tres días. 

Receta

Los charales fritos son el acompañamiento perfecto para cervezas y reuniones familiares. 

A Continuación te decimos como hacerlos de una forma rapida, sencilla y practica.

Ingredientes

  • 50 G de charales secos.
  • Sal al gusto.
  • Limón en polvo al gusto.
  • Aceite, la cantidad que se necesite.

Preparación

En una cazuela a fuego medio, agregar las cucharadas de aceite y los charales. Mueve continuamente para que se impregnen de aceite.

Añade sal al gusto y el limón en polvo. Continúa revolviendo hasta que los charales adquieran un color dorado. Deja enfriar y prepárate para disfrutar.

Consejo adicional: después de freír, solo agregar un poco más de sal y limón en polvo para que los charales se impregnen aún más de sabor.

Estos deliciosos charales fritos son el complemento perfecto para acompañar con cerveza o para disfrutar en una reunión familiar. 

Su textura crujiente y sabor único de conquistarán en cada bocado.

Ya lo sabes, en tu próxima visita a Pátzcuaro échate tus charales con su salsita y limón.

También descubre en México:

Tiritas de pescado estilo Zihuatanejo, platillo ideal para Cuaresma

Comentarios




Linea

 Te puede interesar