Freixenet y su burbujeante mundo vitivinícola

¿Sabías que Querétaro es el principal productor y exportador de vino espumoso en México?

Eliesheva Ramos  ·  24 marzo, 2022
  • Facebook
  • Twitter
  • Whatsapp
  • Mail
  • Favorito
  • Mail

Aunque Baja California es considerado el corazón del vino mexicano, pocos saben que Querétaro es la región vinícola pionera de América y que en México existen 14 estados productores.

Las características de Querétaro son tan excepcionales que ahí se practica lo que se conoce como viticultura extrema.

Por tales peculiaridades, ese estado mexicano —la primera región americana en recibir la vid en 1531— fue elegido por una de las casas europeas más prestigiosas.

Corría la década de los setenta cuando José Ferrer, cabeza de la bodega catalana Freixenet, eligió Querétaro por su céntrica ubicación, por el clima que le confiere su altura a 2000 metros sobre el mar y sus suelos semidesérticos.

Desde entonces esa casa ha sido pilar del nacimiento y crecimiento de la vitivinicultura y del enoturismo queretanos.

Y es que cómo no interesarse en la que es considerada la región vinícola más al sur del hemisferio norte en el mundo.

Dos décadas de crecimiento

Hace 10 o 15 años en la mayoría de las mesas mexicanas había vinos importados.

Actualmente la situación es otra: el favorito es el producto nacional, cuenta Mariano Velten en representación de la Asociación Vitivinícola de Querétaro.

“El vino mexicano ya tiene el 30 por ciento de las preferencias y eso es un logro enorme” aseguró durante la gala de la inauguración de la nueva boutique de vinos de Freixenet en la finca Sala Vivé.

Ahora 14 estados producen vino y no solo eso, las bodegas ofrecen experiencias únicas al visitante.

Y la especialidad de Querétaro es, sin duda, el enoturismo. Actualmente el estado alberga 40 proyectos relacionados con el vino.

“Somos la región enoturística más visitada de México” resalta con orgullo Velten.

Y cómo no serlo si pueden vivirse experiencias como la visita guiada a las cavas de Freixenet, unas de las más profundas de Latinoamérica con sus 25 metros.

Esa profundidad mantiene una temperatura constante que irá de los 14 a los 18 grados Celsius para la producción perfecta de dos millones de botellas anuales.

El recorrido guiado te permite saber que la cava tiene una forma particular. Se le llama bóveda catalana o bóveda de cañón corrido.

Allí se cuidan detalles desde las corrientes de aire natural que permiten tener esa temperatura, así como una humedad que va del 70 al 80 por ciento para la conservación de las barricas y las botellas.

Todo lo que existe en esa zona profunda contiene vino, sobre todo espumosos, las estrellas de la casa.

Existen visitas guiadas diarias para todo público, más especializadas como la llamada ‘Un día en la cava con el sommelier’, cabalgatas o recorridos a bordo del Uva Bus entre los viñedos.

Además, en diciembre pasado se realizó la inauguración de la boutique de vinos, la cual cuenta con más de cien etiquetas del grupo Henkell-Freixenet entre vinos nacionales como la línea Premium Sala Vivé y Viña Dolores como los productos íconos de importación como el emblemático Cordón Negro.

Lluís Raventós, enólogo y director de Freixenet México, explica que el primer proyecto en el país fue la finca Sala Vivé, en donde ahora se producen los vinos espumosos conforme al método tradicional de la champaña francesa.

Para intensificar la experiencia y acercarse a algunas de las casi 200 etiquetas de vino que se producen en la zona, nada como un recorrido por las queserías y viñedos que se extienden a través del territorio semidesértico del estado.

“La región se enriquece con los competidores; cada proyecto suma beneficios, pues si solo existiera una bodega la gente iría una vez y ya; sin embargo, ahora en Querétaro hay de todo, incluso una marca: La ruta del queso y del vino” explicó Mariano Velten, emprendedor ejemplar del mundo vinícola.

Pues no es casual que los viñedos ocupen el tercer lugar en el gusto de los visitantes de Querétaro tras el centro de Querétaro y la Peña de Bernal.

“Creo que vamos adelantados en hospitalidad, a Europa le llevamos ventajas en kilómetros, porque aquí se ha construido el enoturismo, eso ha fortalecido las marcas y los proyectos de la ruta Arte, Queso y Vino” comenta el enólogo de Freixenet, Lluís Raventós.

Querétaro cuenta con 28 viñedos, 11 queserías artesanales, 14 vendimias anuales, 543 hoteles, 15, 644 habitaciones y una producción aproximada de 3.5 millones de botellas de vino al año.

Sin duda este estado es escenario de un creciente desarrollo de viñedos, queserías y un movimiento cultural.

“Debemos de estar contentos porque cada día estamos construyendo esta historia” finalizó Velten.

Únete a esta conversación con los hash tags:

#BrindaconBurbujas

#celebremosjuntos

#celebraelreencuentro

También descubre en México: Visita a la Bodega JACQUES & CIE, un viñedo excepcional

Comentarios


Linea

 Te puede interesar