Conoce los cristales de Naica en Chihuahua, los más grandes del mundo

Una cueva llena de cristales gigantescos en lo profundo de la tierra solo se había visto en películas, sin embargo, existe una cueva de este estilo en México.

Ricardo Vélez  ·  14 junio, 2022
  • Facebook
  • Twitter
  • Whatsapp
  • Mail
  • Favorito
  • Mail

Los gigantes cristales de Naica están ubicados en el estado de Chihuahua, México, los cuales son los más grandes de todo el mundo.

Este atractivo natural turístico es de los más sorprendentes en la historia de la espeleología, pues es un salón repleto de cristales que salen de todas partes y en todas direcciones.

En 1910 durante trabajos de exploración cuando se localizaron los cristales en una veta a pie de una serranía conocida como Naica, en la ciudad de Chihuahua.

Al entrar a este salón de cristales, se dice que se pierde muy rápido la luz, la temperatura y la humedad aumentan a cada paso, alcanzando los 45°C y una humedad del 100 por ciento.

También descubre México:

Grutas Nombre de Dios y de Coyame, dos atracciones milenarias del estado de Chihuahua

Los cristales han sido muy visitados, principalmente por personas del medio de las ciencias de la tierra, quienes lo califican como «hermoso».

Después de una década del sorprendente descubrimiento, científicos solicitaron al gobierno mexicano reclamar el estatus de Patrimonio Mundial de la Unesco. Esto con la intención de proteger las formaciones únicas para las generaciones futuras.

Desde 1961 la mina de Naica fue explotada por Grupo Peñoles, es una de las minas más importantes del estado de Chihuahua, se produce cobre, , plata, oro y zinc.

La formación de los haces ocurrió cuando el agua sobrecalentada comenzó a enfriarse y se saturó con yeso. Con el tiempo, los cristales se formaron en el agua.

Científicos de la NASA han descubierto formas de vida microbiana nunca antes vistas en cuevas de cristal. Durmientes durante miles de años, los investigadores encontraron los microbios escondidos en pequeñas bolsas de líquido enterradas dentro de los cristales gigantes que residen en la enorme mina de Naica.

Supuestamente, estos microbios han estado hibernando allí por hasta 50,000 años, comiendo hierro, azufre y otros químicos para sobrevivir.

Debido a que no hay luz solar dentro de la cueva, los microbios no pueden usar la fotosíntesis para producir alimentos. En su lugar, utilizan un proceso llamado quimiosíntesis para “comer” hierro y azufre, que está disponible gracias a los monstruosos cristales subterráneos ubicados dentro de la cueva.

Cabe mencionar que algunas secciones de la mina tienen aire acondicionado.

Las minas de Naica han sido excavadas durante años, pero en 1975 se drenó un área masiva para que pudieran realizarse operaciones mineras.

También descubre México:

Comentarios


Linea

 Te puede interesar