Chilorio: el sabor de Sinaloa en un platillo

El chilorio es uno de los platillos más representativos de la cocina tradicional de este estado, y es altamente delicioso.

Jorge L. Román  ·  15 enero, 2024
  • Facebook
  • Twitter
  • Whatsapp
  • Mail
  • Mail

El Chilorio es un platillo típico de la región de Sinaloa. 

Según datos históricos, los antecedentes de este platillo tiene orígenes prehispánicos, y se cocinaba originalmente con carne de jabalí, aunque también de puerco espín, y hasta de armadillo. 

Como otros muchos alimentos de nuestra exquisita comida tradicional, con el proceso de conquista y la llegada del cerdo a la Nueva España, este platillo sufrió una transformación para convertirse en un platillo mestizo.

También descubre en México:

Huevos motuleños, delicia de la península de Yucatán

Actualmente puedes encontrar el chilorio en gorditas, tacos, burritos, tostadas, tortas, y mucho más.

En Sinaloa, es frecuente que el Chilorio se consuma en taquizas. Puede ser con tortillas de maíz o de harina, pero también los vas a encontrar en tostadas, sopes, tortas, y a donde uno se le antoje.

Se acompaña perfecto con un guacamole recién hecho o una salsa roja, pero algunos lo prefieren solo como va. 

Linea

 Newsletter

Suscribirse implica aceptar los
términos y condiciones

Otros datos aseguran que el chilorio tiene aproximadamente 300 años de antigüedad, y que surgió tras ser empleado como un conservador natural para la carne guisada, gracias a los condimentos con los que se prepara.

Aquí tienes una receta exquisita para que lo prepares en casa y deleites el paladar de tu familia entera.

  • Ingredientes:
    • 2 libras de cerdo deshuesado (cortado en cubos)
    • 1 ½ tazas de agua
    • ½ cucharadita de sal
    • 1 hoja de laurel
    • 2 cucharadas de manteca de cerdo
    • 4 chiles ancho
    • ¼ taza de vinagre blanco
    • 1 cucharadita de oregano seco mexicano
    • ½ cucharadita de comino recién molido
    • 6 dientes de ajo
    • Sal (y pimienta al gusto)
  • Preparación:
    1. En una olla grande, agrega el cerdo, el agua, la sal y la hoja de laurel. Cocina a fuego medio hasta que el cerdo esté cocido y tierno, aproximadamente 1 hora.
    2. Mientras tanto, en una sartén, derrite la manteca de cerdo a fuego medio. Agrega los chiles ancho y cocina hasta que estén suaves, aproximadamente 5 minutos. Retira del fuego y deja enfriar.
    3. En una licuadora, mezcla los chiles ancho, el vinagre, el orégano, el comino, los ajos y un poco de sal hasta que quede suave.
    4. Cuando el cerdo esté cocido, retira la hoja de laurel y agrega la mezcla de chile. Cocina a fuego medio-bajo durante 30 minutos, revolviendo ocasionalmente.
    5. Sirve caliente con tortillas de maíz y disfruta.
También descubre en México:

¡Fuera ropa! El Festival Nudista de Zipolite está de vuelta

Comentarios




Linea

 Te puede interesar